La grabación coral, al igual que la de orquesta, tiene distintos planteamientos. Desde una perspectiva tradicional, la premisa indispensable para afrontar una grabación de este tipo, es el respeto absoluto a lo que va a acontecer. Y por tanto, nuestro objetivo siempre va a ser respetar la realidad de lo que suena en el concierto, e incluso en la sala, y grabarlo tal cual es.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de grabar?

Algo fundamental son las condiciones del espacio en el que se va a trabajar. Va a influir, el tamaño del coro, en relación al tamaño de la sala. Es decir, podemos cometer un ¨error¨, si nuestro coro es muy pequeño y vamos a una sala grande y con demasiada reverberación. El resultado puede perder definición, generarán problemas de fase y aportar un espacio desmesurado.

La disposición del coro también es clave. Hay que buscar el equilibrio y para ello tiene especial importancia la distribución de los bajos. Esta labor la debe llevar a cabo el director, y así permitir una correcta posición en el estéreo y optimizar el resultado de la captura.

En el caso de que hayan solistas, también se debe cuidar su posición, así si se le coloca algo separado del coro beneficiará la grabación ya que nos permitirá aislar la voz. Lo mismo sucede con las secciones del coro. En el caso de las grabaciones en estudio, se pueden separar por cuerdas: bajos, tenores, contraltos y sopranos, consiguiendo un mejor aislamiento para su posterior postproducción.

¿Qué tipo de grabación se puede hacer?

Podemos plantear la grabación de dos formas,que ya comentamos de forma más extensa en otro artículo.

Planteamiento Estereofónico:

Existen multitud de técnicas estereofónicas como el XY, AB, ORTF, NOS.

La selección la técnica va a depender del tamaño y potencia del coro, dinámica de la obra, tamaño y acústica de la sala y el espacio del que disponemos para la colocación de micrófonos.

Los resultados con técnicas estereofónicas suelen ser muy buenos si los elementos anteriormente mencionados, son favorables.

Por ejemplo, se suele conseguir mucha naturalidad y profundidad utilizando una técnica AB a una distancia equilibrada del coro.

Grabación por secciones:

Grabación por secciones o por cuerdas, para ello es necesario disponer de microfonía para cada sección del coro: bajos, tenores, contraltos, sopranos.

Esta técnica conlleva algo más de elaboración ya que conllevará el uso de más microfonía, y postproducción de la grabación. Cabe decir, que a parte de la microfonía por sección, se suele usar una toma estereofónica, para tener la referencia de conjunto.

Con esta modalidad deberemos tener un especial cuidado con las interacciones de la fase, ya que una cancelación puede arruinar la captura.

¿Qué diferencias hay entre grabar en estudio y grabar un concierto en directo?

La grabación en estudio va a ser más meticulosa dado que tendremos mayor control en la grabación. Nos va a permitir repetir tomas las veces que sea necesario y además gozaremos de un entorno donde no van a haber sorpresas que echen a perder una parte de la grabación. Es un espacio controlado, y adecuado especialmente para la grabación. Evidentemente esta opción conlleva más horas de trabajo y por lo general suele suponer un incremento en su precio.

Por el contrario, la grabación de un concierto en directo, tiene una serie de ventajas y desventajas. Siempre cuelan “sonidos de vida”, es irremediable que se oiga una tos o alguna voz del público a lo largo del concierto dado que es algo muy difícil, por no decir imposible,  de controlar. También, pueden haber errores en alguna ejecución que en este caso no se podrá repetir ni corregir. Sin embargo, a su favor tiene la calidez, la tensión y emoción que se produce en un concierto. Es muy bello el hecho de escuchar el cómo fué ese preciso momento que nunca más se repetirá tal cual.

Y tú, ¿has grabado alguna vez con tu coro? Si queréis inmortalizar ese momento, poneos en contacto con nosotros, Hankins Studio resolverá tus dudas y pondrá los medios para conseguir el mejor resultado.