Si te preguntas si deberías realizar una grabación profesional o tienes dudas al respecto, te aconsejo que leas este artículo, ya que repasamos algunas premisas que te ayudarán a tomar la decisión.

Julio Iglesias, se gastaba cientos de miles de euros en hacer un disco. Luego, vendía millones de copias con muchísima facilidad, algo que a día de hoy es impensable. Esto tiene una razón de ser, y es que actualmente nos movemos en un panorama bien distinto pues el sector discográfico ha sufrido una auténtica metamorfosis, y esto le ha llevado a una redimensión en la que deberíamos aprender a movernos y entender con todo lo que implica. ¿Quiere eso quiere decir que ya no se hagan buenas producciones discográficas? ¿o que ya no se vendan discos? Para nada, simplemente las reglas del juego han cambiado, y a pesar de que los artistas buscan la producción de un disco con unos costes muy inferiores a los de antaño pensando que no les van a sacar rentabilidad, la realidad es que al mismo tiempo que se cierran puertas clásicas, se abren nuevas ventanas que consiguen sacar partido a la inversión inicial y así obtener un buen rendimiento de la música creada. Todo ello gracias a los nuevos canales de distribución existentes actualmente y a una serie de maniobras bien orientadas que explicaremos a continuación.

Primeros pasos…

Antes de nada es necesario establecer una pequeña estrategia de Márketing, no olvidéis que el músico vive del público y por tanto lo primero que hay que saber es quien es ese público, es decir hay que localizar vuestro target. Averiguar qué canales de comunicación siguen y que costumbres tienen. Esto es fundamental para generar una serie de acciones durante la producción de vuestro CD. Además, hay que aprovechar lo que nos brindan las nuevas tecnologías, pues con las redes sociales tenemos un acceso muy directo y segmentado. Y con un poco de planificación y organización, podemos llegar a más público a la hora de promocionarse como grupo, esto a su vez facilitará la distribución, y a la larga el estatus/posicionamiento de la propia formación.

Hablemos de números…

Cuando alguien graba un CD, se ha de plantear los siguientes costes:

1.-Coste de grabación.
2.-Coste de duplicación.

Haciendo una pequeña simulación, pongamos que nos gastamos unos 1.500€ en una grabación. Al cual sumamos 500 copias de Cds, cuyo coste suele rondar los 500€, y luego dejamos un precio de venta al público de 10€.

La fórmula es la siguiente:

 

COSTE DE GRABACIÓN + COSTE DE DUPLICACIÓN / PRECIO DE VENTA POR UD = AMORTIZACIÓN DE GASTOS

1.500+500/10= 200

Es decir, necesitamos vender 200 unidades para amortizar el disco. las otras 300 unidades podrían darnos un beneficio de hasta 3.000€

Métodos de financiación ¿Y ahora qué?…

Una vez invertido el dinero, esfuerzo y tiempo en el codiciado CD, todos los grupos se hacen la misma pregunta…¿ y ahora qué? El tiempo y el esfuerzo se recuperan por la autosatisfacción del trabajo bien hecho y un resultado satisfactorio, pero el dinero…¿qué pasa con esa inversión económica? ¿hay forma de recuperarla? ¿incluso de incrementar los ingresos?

La respuesta, como he anticipado anteriormente, es sí, con mi experiencia como productor puedo afirmar que no solo se puede amortizar la inversión, si no que incluso se pueden obtener suculentos beneficios, eso sí, hay que saber cómo dirigir las acciones y siempre confiar en vuestro proyecto.

¿Cómo conseguir esos beneficios?

-En primer lugar hay que jugar bien las cartas que tenéis, y los conciertos deben ser vuestro as en la manga , pues la venta de los Cds físicos os va a resultar provechosa sin duda y el espacio más adecuado para su venta, son los conciertos (que tan bien habréis aprendido a defender). Para aseguraros la venta es importante hacer una alusión directa desde el escenario invitando  a los asistentes a llevarse el disco. Es importante a su vez dejar un espacio habilitado para la venta, bien visible para el público y que invite a acercarse.

– En segundo lugar, no hay que perder de vista las ventas a amigos y familiares, puede parecer una cifra pequeña, pero si cada miembro de la formación, vende a amigos, compañeros de trabajo, familiares, se puede conseguir una suma que puede ayudaros con la financiación.

-La venta online es otro factor a tener en cuenta. Es importante tener una plataforma online, crearos vuestra propia web, pues su coste es muy pequeño, y si vuestra música tiene seguidores será una buena forma de promocionarla y al mismo tiempo os permitirá vender vuestro material. Será una venta más viva a través de la cual se pueden añadir extras, ediciones digitales, o incluso algún tipo de personalización.

-Saliendo de vuestra página no se acaban las posibilidades de  distribución digital, hoy en día existen plataformas que os pueden proporcionar más ventas como por ejemplo Amazon o Itunes. No penséis que son exclusivas de los grandes artistas, todo lo contrario, esta distribución tiene un coste muy bajo y puede generar beneficios, y lo único que exigen es una producción profesional. Además , es algo que proporciona un caché al grupo, pues os profesionaliza y os distancia de otros grupos musicales amateurs. En este punto insisto mucho a mis músicos, ya que no solo les “levanta” de cara al público si no que además tiene un gran poder sobre ellos mismos, viéndose por fin en la misma plataforma que sus ídolos.

-Por lo que respecta a la distribución física, puede parecer algo obsoleta, pero no la debemos despreciar, y siempre atrae a los más románticos. Existen tiendas especializadas en muchas capitales, a las que podemos enviar unas copias. Normalmente, suelen existir dos tipos de liquidación. Una en el primer momento, por un precio muy inferior, y otra, en la que le dejas el disco, y hasta que no se venda, no se liquida, en la cual el vendedor, tiene  menor parte de beneficio. Es algo que hay que administrar. Este tipo de distribución funciona mejor con el soporte del Vinilo.

-Catálogos de Bibliotecas Públicas. Sí, siguen existiendo y, mejor todavía, disponen de su apartado con Cds. Y podrían estar interesadas en seguir añadiendo ediciones. No es una mala idea hacer un estudio de la red de Bibliotecas de tu Comunidad, para ver de distribuir un número de copias de tu tirada de CDS.

-Subvenciones, Siempre hay ayudas para la edición de autores e intérpretes. Cada Comunidad destina una serie de ayudas para este fin. Esto puede ser interesante, ya que hay asociaciones y/o empresas que están dispuestos a pagar parte de la producción de un disco con tal de poner su logotipo. Hay que buscar afinidades, ya no solo a nivel público, sino a nivel de asociaciones privadas, puede resultar una pequeña labor de investigación, pero no hay que desdeñarla, ya que algunas de estas empresas tienen porcentajes de sus presupuestos destinados a “donaciones” de este tipo.

-Para acabar, no debemos olvidarnos del Crowdfunding. Esta nueva fórmula está cada vez más a la orden del día. Si se toma esta estrategia, es necesario establecer unos buenos incentivos. Existen plataformas como Verkami o Kickstarter, que tienen resultados muy buenos en lo que a producciones discográficas se refiere. Si tomamos esta opción, deberemos llevar a cabo una muy buena estrategia de comunicación.

Como veis alternativas las hay y muchas.

 

¿Y qué más?

Obviamente, no solo existe el beneficio económico a la hora de producir un CD. El hecho de tener un disco o EP a vuestras espaldas puede conllevaros un cambio de nivel, vuestro caché subirá automáticamente, y  disponer de un material grabado de forma profesional os diferencia del resto de formaciones y os despega de muchos que tan solo pueden prometer y esperar que les crean, que tienen talento, sin nada que lo demuestre.

Ni que decir que un material grabado facilita a los programadores de sala el que os puedan contratar. Esto os ayudará en la búsqueda y contratación de conciertos.

Como conclusión podríamos decir que un CD os aporta visibilidad y profesionalidad. Un material bien producido, siempre habla bien de ti, y es una tarjeta de visita muy interesante para nuevos seguidores.

Por otro lado, como músico, afrontar una grabación siempre es un reto, os obliga a preparar exhaustivamente un repertorio, y hacer una profundización que os hará mejorar y evolucionar en vuestra etapa personal. Esto supone un salto adelante, y una maduración como artista. Y como podéis ver, todo ello se puede conseguir con un balance económico positivo siempre y cuando vuestros actos se guíen en la dirección correcta.