En mas de una ocasión, me he encontrado con clientes muy descontentos por su experiencia en los departamentos publicitarios de la radio. Suelen existir paquetes en los cuales, por la compra del espacio, ¨te regalan¨ la grabación de una cuña. Esto puede resultar muy tentador, pero hay que tener en cuenta diversos elementos ya que puede convertirse en un arma de doble filo.

Para empezar, normalmente, las radios disponen de los mismos locutores para programas y para las cuñas. Esto puede dar a confusión ya que no queda clara la delimitación entre lo que es un programa de radio y una publicidad. Esto a veces puede jugar malas pasadas a las marcas y empresas, ya que autocontrol puede no contemplarlo como una buena práxis publicitaria, lo cual puede conllevarles más de un problema. Otra situación habitual es que el mismo locutor enlace varias cuñas publicitarias consecutivamente, lo cual hace que el impacto al oyente sea menor, y lo que es más grave todavía, que ese mismo locutor anuncie a dos empresas competidoras.

Por el contrario en un estudio de grabación el espacio es escrupulosamente silencioso y cuidado, uno puede pensar que la radio al ser un espacio sonoro, proporciona esa misma calidad, sin embargo esto no siempre es así. La insonorización tan fundamental en un estudio de grabación en la radio no siempre es perfecta, a esto se suma que  hay habitaciones colindantes con músicas, y como en toda oficina, hay gente trabajando y recibiendo llamadas. Recuerdo en una ocasión en la que me llamaron a dirigir unas cuñas, y la sala estaba con un ventilador ruidoso, un ordenador de sobremesa encendido. Puede parecer baladí, pero esto es algo que genera ruido, y que queda captado en las grabaciones de forma que siempre que la cuña se emita sonará.

Por otro lado, cuando me encargan una campaña de radio, parte del trabajo obligado que realizo es cerciorarme de cual va a ser el ancho de banda de emisión, para aplicar un proceso de dinámica y ecualización de audio que haga mejorar la calidad en la emisión. Algo, que en rara ocasión suelen ofrecer las radios tradicionales, ya que no siempre disponen de las mejores herramientas para hacer un mastering adecuado.

En definitiva, las radios realizan a la perfección su trabajo, emitir programas de radio de diversos géneros, pero ni la publicidad ni la grabación son sus skills profesionales, por lo que si algún día quieres anunciar tu empresa en radio, te recomiendo que tengas en cuenta los factores ya mencionados y valores las opciones existentes. Mi recomendación es ir a un estudio de grabación y contratar un paquete de grabación publicitaria, en el cual, sabes que te vas a llevar un archivo que vas a poder llevar a cualquier radio para su emisión.

No hay que olvidar que el resultado de la cuña, lo es todo, es aquello que va a dar la imagen de tu empresa. Si una cuña no es profesional, la imagen de fu negocio puede resultar perjudicada y en este tipo de ocasiones vale la pena recurrir a profesionales que te den un producto cuidado de tal forma que la inversión en el espacio publicitario alcance su máximo potencial.