hecho por músicos para músicos

Cuenta con nuestra experiencia

Antes de ser ingenieros hemos sido músicos y hemos trabajado y grabado en muchos estudios de grabación. Con esta experiencia uno llega a una serie de conclusiones. La primera y más importante es el confort, por eso quisimos huir de espacios cerrados y sin luz.. Para crear música es necesario un entorno inspire e incite a crear.

Respeto por nuestros orígenes

El estudio está situado en una casa típica valenciana. En concreto está situado en el antiguo secadero de tabaco. La casa dispone de múltiples espacios, un lobby o salón de estar, una oficina, una terraza con barbacoa…

Un espacio versátil

Seguimos un esquema de trabajo británico que funciona especialmente bien con géneros acústicos o semiacústicos. El corazón del estudio es el control. Una sala de 90m2  bañada de luz natural en la que ocurren la mayoría de cosas. A su vez disponemos de una demvox, lo que nos aporta un espacio de pleno control y una acústica seca.

Y muchos instrumentos…

El estudio a su vez, cuenta con un amplio rider técnico y musical. Nos gusta que todo esté listo para grabar. Es muy importante la inmediatez, y que los elementos técnicos entorpezcan al mínimo a la creación musical.

Eficiencia y rapidez

Sabemos que el contexto en el que se mueve la música ha de ser rápido por eso nuestro sistema de trabajo es híbrido. Nos gusta trabajar en digital, pero contando con todas las bondades que nos brinda la equipación analógica. Contamos con una mesa Sony MXP 2000 de los 80s, y un gran número de preamps, junto con un conversor Antelope Orion Studio.